jueves, 21 de marzo de 2013

LOS VALORES EN LAS EMPRESAS


La ética empresarial marca la pauta para que empleadores y empleados brinden a sus clientes y/o usuarios servicios eficientes. Desafortunadamente en algunas empresas sus propietarios o directivos han desechado los VALORES, primando en sus vidas el sentido económico más que el sentido ético. Conllevando a que indirectamente los empleados se conviertan en sus cómplices; vendiendo publicidad engañosa, productos adulterados, defectuosos y de baja calidad, servicios ineficientes, prometiendo de manera inescrupulosa premios o regalos por la compra, cuando en realidad son artimañas para capturar al cliente, olvidando después los servicios post venta, garantías en los productos, dejando a la deriva al cliente frente a sus reclamos o quejas.
 
Esto sin mencionar que se aprovechan de la necesidad de trabajo, contratando a sus empleados con salarios irrisorios, sin prestaciones de ley, sometiéndolos a largas y extenuantes horas de trabajo que les impide capacitarse, sin seguridad social y aportes a pensión; simplemente miran al empleado como alguien que necesitan y no como el valioso recurso que representa el talento humano para toda organización.
Si bien es cierto, la competencia es cada vez mayor en los diferentes ámbitos empresariales, es precisamente en las empresas donde priman los VALORES, donde se alcanzan grandes éxitos, logran posicionarse en el mercado, adquieren fidelización con sus clientes y permiten a sus empleados crecimiento y desarrollo profesional. A su vez, un cliente satisfecho es la mejor publicidad, es como un búmeran que trae consigo beneficios para toda organización.
 
 “CLIENTES Y EMPLEADOS SATISFECHOS,
MAYORES UTILIDADES PARA SUS EMPRESAS”
 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario